Alimentación y hidratación correctas: cómo cuidarte antes y después de - Judes Family Ir directamente al contenido
Pruebe el cambio de pañales de tela sin riesgo durante 100 días - envío gratuito a partir de 80 euros Pruebe el cambio de pañales de tela sin riesgo durante 100 días - envío gratuito a partir de 80 euros
Buscar
Cesta
Producto Empty Cart Precio Cantidad Product image
  • :

Subtotal:
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.
Ver cesta
Tu cesta esta vacío

Alimentación y hidratación correctas: cómo cuidarte antes y después del parto

Judes Schwangere auf Decke im Park Schwangerschaft Richtig essen & trinken / Nahrungsergänzung

Foto por Juli Kosolapova en Unsplash

 

Casi ningún tema es tan presente durante el embarazo y alrededor del nacimiento como la alimentación. Quieres apoyar el desarrollo del bebé que está creciendo y al mismo tiempo mantenerte fuerte. Después del parto, deseas recuperar tu forma física rápidamente y perder los kilos extra ganados durante el embarazo. Si además eres una de las madres que desea amamantar, no te librarás de los consejos no solicitados. Las opiniones son muy diversas sobre estos temas, por eso, hoy te mostramos lo que realmente importa en la alimentación y la bebida alrededor del nacimiento.

¿Cómo pierdo peso después del embarazo? Si sigues estos consejos, promoverás la pérdida de peso después del parto: come pequeñas comidas regularmente, come despacio y evita devorar, muévete regularmente, presta atención a los alimentos que consumes y, en caso de duda, lleva un diario de alimentación para identificar calorías ocultas.

En este artículo, aprenderás cómo prepararte bien en términos de nutrición para el parto y el período posterior. Además, te damos consejos sobre lo que es importante en la lactancia y cómo perder peso rápidamente después del embarazo.

Comer antes & después del parto – ¿qué está permitido?

Aunque las preferencias de la madre están en foco alrededor del nacimiento, cuando se trata de nutrición, la regla es: Preferiblemente ligero y sencillo!

Durante el parto, tu cuerpo estará funcionando a plena capacidad. El consumo de energía esperado a menudo se compara con el de los deportistas de alto rendimiento . Para que tu cuerpo tenga suficiente fuerza para el parto, debes abastecerlo adecuadamente con energía.

Si el parto está cerca, deberías optar por alimentos ligeros. Esto significa que deberías evitar alimentos con alto contenido de grasa, como carnes y salsas cremosas. También se considera que el repollo y las legumbres son difíciles de digerir y, por lo tanto, no son recomendables para el parto inminente.

Los alimentos con carbohidratos complejos, por otro lado, se consideran verdaderas fuentes de energía, por lo que las legumbres, la pasta integral y el arroz integral son especialmente adecuados. Proporcionan energía durante un período de tiempo más largo, lo cual es ventajoso, ya que el proceso de parto a menudo dura bastante. Los alimentos ricos en azúcar, por otro lado, proporcionan un impulso rápido de energía, pero esta curva cae rápidamente y te sentirás aún más agotado que antes.

Aunque estos consejos son importantes, siempre debes escuchar a tu cuerpo y confiar en tu intuición. El antojo de ciertos alimentos a menudo esconde una necesidad específica de nutrientes.

¿Puedo comer durante el parto?

No hace mucho tiempo, era común que se prohibiera comer durante el parto. El esfuerzo físico del parto podría afectar al estómago de la mujer, impactando negativamente en el progreso del parto. Además, existe el riesgo de que, en caso de una cesárea espontánea, la mujer necesite vomitar bajo anestesia, lo cual podría complicar la situación.

Sin embargo, muchos médicos han cambiado de opinión y han llegado a la conclusión: las mujeres se sienten mejor cuando pueden decidir por sí mismas cuándo y qué comer durante el parto. No hay evidencia de desventajas reales.

Durante el parto, son preferibles alimentos ligeros como el pan crujiente. Pero también el muesli, yogurt ligero, frutas, platos de pasta y arroz, así como verduras cocidas están permitidos.

Además, como un bocado rápido entre comidas, las bananas la mezcla de frutos secos son adecuados. Como ves, hay suficientes opciones para alimentarte durante el parto.

Debes prestar especial atención a mantener una hidratación adecuada durante el parto. Intenta evitar bebidas carbonatadas ya que pueden causar náuseas. También los jugos de frutas muy ácidos, como el jugo de naranja, no son la mejor opción durante el parto. Lo mejor es que te limites a agua sin gas.

Incluso justo después del parto, la principal regla es: Beber mucho! Para compensar posibles pérdidas de sangre y fortalecer tu cuerpo, también debes asegurarte de tener una ingesta adecuada de hierro. Esto es especialmente importante en caso de cesárea. Para ello, se recomiendan:

  • Carne
  • Frutas
  • Productos de grano entero
  • Nueces

También son valiosas las grasas esenciales, como las que se encuentran en el aceite de oliva, las nueces y el pescado. Estas estimulan la regeneración del tejido después del parto.

Judes Schwangere bekommt Bauch gehalten weißes Outfit Richtig essen & trinken / Nahrungsergänzung

Foto por John Looy en Unsplash

Nutrición después del parto – Comer y beber en el posparto

Una vez que tú y tu bebé estéis en casa, todo se vuelve un caos. La nueva rutina debe establecerse y los procedimientos deben encontrarse. Las tareas domésticas y la alimentación a menudo deben adaptarse a los intervalos de alimentación del bebé y, además, tu cuerpo necesita mucha tranquilidad después del parto. No por nada se le llama posparto – el primer período después del nacimiento deberías pasarlo principalmente en cama junto a tu bebé. Tu cuerpo ha realizado un trabajo arduo en los últimos meses y necesita regenerarse, además tu bebé debe ser acogido suavemente en el mundo. Tómate este tiempo para ti y tu hijo y no dudes en buscar ayuda.

Sin embargo, una alimentación variada es igualmente esencial después del parto, como lo fue durante el embarazo. Incluso si te falta tiempo, deseo o apetito: tu cuerpo ahora necesita todos los nutrientes que puede obtener. Por supuesto, puedes hacerlo fácil , pero eso no significa que deba ser comida rápida todos los días. Mientras algunas familias preparan comidas con anticipación, otras se dejan cocinar por amigos y familiares en las primeras semanas.

Después del parto, especialmente si deseas amamantar a tu bebé, tendrás una mayor necesidad de calorías y nutrientes, lo cual beneficia no solo a ti sino también a tu hijo de comidas regulares y de alta calidad. Puedes aprender más sobre la nutrición y la lactancia en el curso "Amamantamiento con Confianza" por Nathalie Pulcini.

En cuanto a las comidas, no tiene que ser nada complicado, al contrario. Hacer unos huevos revueltos es rápido y, añadiendo algunas tiras de verduras, se convierten en una comida de alta calidad. La comida tampoco tiene que ser necesariamente caliente, una ensalada crujiente también es excelente. Si aún así encuentras tus límites, puedes buscar servicios de entrega que envíen lo que se llama cajas de posparto.

Aquí también aplica: escucha a tu cuerpo y confía en tu intuición. Tu cuerpo sabe naturalmente lo que necesita para recuperarse rápidamente. No te dejes insegurizar demasiado por las directrices y los consejos bienintencionados y confía en tus sensaciones corporales. Y si eso significa que como vegano o vegetariano debes hacer excepciones por un breve período, entonces eso también está bien durante este tiempo.

 

Perder peso después del embarazo – 5 consejos

Después del parto, muchas madres desean perder rápidamente los kilos de más. En promedio, una mujer gana entre 12 y 18 kilogramos durante el embarazo, aunque una gran parte de eso ya desaparece en el momento del parto.

La naturaleza ha diseñado que durante el embarazo se formen reservas de grasa para tener siempre reservas de energía durante el primer tiempo agitado con el bebé. Sé indulgente contigo misma, el primer tiempo después del parto es completamente para ti y tu bebé - tu cuerpo debe poder recuperarse. El enfoque aquí debería estar más en la gimnasia posparto que en las dietas. Especialmente si estás amamantando a tu hijo, es muy probable que pierdas algunos kilos naturalmente. Presta atención también a escuchar lo que realmente necesitas. Las madres a menudo son influenciadas por ideales y quieren volver a estar delgadas y en forma rápidamente. Ignora estos factores externos y trata con cuidado a ti misma. El tiempo del bebé pasa tan rápido, tendrás suficiente tiempo para ponerte en forma de nuevo.

Una vez que os hayáis convertido en un equipo en familia, tú y tu bebé estéis en forma y la rutina se haya establecido, puedes comenzar a enfocarte en tu cuerpo. A continuación, hemos compilado cinco consejos que te ayudarán a perder peso en el primer año después del embarazo:

  1. Asegúrate de comer regularmente. Lo mejor es consumir muchos vegetales, legumbres, carbohidratos complejos (por ejemplo, granos enteros), productos lácteos fermentados, huevos de gallinas en libertad (preferiblemente de pastoreo) y buena carne de pastoreo (si no eres vegano o vegetariano), para prevenir los antojos y evitar recurrir a snacks ricos en calorías.
  2. Tómate tu tiempo para comer. Disfruta de tus comidas, mastica lentamente y trata de no devorar.
  3. Intenta moverte regularmente. Para empezar, 30 minutos de actividad física al día son suficientes para activar tu metabolismo. Además de caminar, puedes correr distancias cortas o montar en bicicleta, tan pronto como te sientas lo suficientemente en forma. Pero no te presiones, tu cuerpo necesita y debe recuperarse del parto primero, y eso ya es mucho trabajo.
  4. Presta atención a lo que consumes y empieza a llevar un diario de alimentos en caso de duda. Así podrás descubrir calorías ocultas e innecesarias.

 Judes madre amamantando Comer & beber adecuadamente / Suplementos alimenticios

Foto por @ablondegirlsjourney

La alimentación adecuada para madres lactantes

Durante la lactancia, tu necesidad de energía aumenta significativamente. Para poder producir leche materna rica en nutrientes, necesitas consumir suficientes nutrientes. Si estás amamantando, tu cuerpo necesita aproximadamente 500 calorías adicionales por día. Además, es importante asegurar una adecuada hidratación.

Como en el embarazo, durante la lactancia también se aplica:

  • Bebe mucho: Al menos dos litros de agua al día. Como alternativa, sirven el té sin azúcar o los jugos de frutas diluidos.
  • Prefiere productos integrales ricos en fibra
  • Los alimentos especialmente adecuados incluyen frutas, verduras, cereales y patatas
  • También productos de origen animal, como productos lácteos de alta calidad, huevos, caldo de hueso o carne deberían formar parte de tu dieta en moderación. Tú y tu hijo necesitáis en este periodo vitamina B12, ácidos grasos Omega-3 y otros nutrientes, los cuales son difíciles de obtener a través de una dieta vegana o vegetariana. El hígado de res o pollo es particularmente rico en nutrientes. Si sigues una dieta vegetariana o vegana, puedes considerar la suplementación de vitamina B12, aceite Omega-3, colágeno, yodo y otros nutrientes importantes para el embarazo.
  • Adicionalmente, especialmente en otoño e invierno, deberías verificar tus niveles de vitamina D. Puedes suplementar la vitamina diariamente con 1.000-4.000 UI. Incluso si es difícil resistir los antojos: consume dulces solo en cantidad limitada. Cuantos menos carbohidratos vacíos y azúcar consumas, menos probable será que tengas antojos.
  • Si tienes antojo de snacks, las frutas, yogur o palitos de verdura pueden ser útiles

¿Existen prohibiciones en la alimentación para madres lactantes?

A diferencia del pasado, hoy en día casi no hay prohibiciones generales para las madres lactantes.

Mientras que en el pasado se instruía a las madres a evitar alimentos que producen gases como cebollas, col o puerros, así como alimentos ácidos como tomates y cítricos, la situación hoy es muy diferente. Dado que la leche materna no se produce a partir del contenido del estómago sino de la sangre de la madre, no se ha demostrado una relación entre los gases o un trasero irritado y la alimentación de la madre. Solo las sustancias que pasan a la sangre de la madre pueden terminar en el cuerpo del bebé, razón por la cual, entre otras cosas, se debe evitar el alcohol durante la lactancia. El café está permitido con moderación, así que no notarás cambios en el comportamiento de tu bebé con 2 a 3 tazas de café al día.

Los alimentos que afectan fuertemente el sabor, como el ajo o el espárrago, pueden, sin embargo, cambiar el sabor de la leche materna. En algunos casos, esto puede llevar al rechazo de la leche materna. Procede con precaución aquí y ten en cuenta cómo reacciona tu bebé.

Se deben evitar algunos tipos de té, como salvia y menta, ya que pueden inhibir la producción de leche y así provocar problemas con la lactancia.

Dieta vegetariana o vegana durante la lactancia

Los vegetarianos pueden mantener su dieta también durante la lactancia. Sin embargo, renunciar completamente a los productos de origen animal se hace difícil durante este periodo. Aquí deberías informarte detalladamente sobre qué nutrientes debes suplementar adicionalmente. Por ejemplo, la suplementación de Vitamina B12 es indispensable para permitir un desarrollo saludable a tu hijo.

Judes Baby siendo cambiado, pañal de tela morado

Foto por @isabelplett

Pañalización sostenible y saludable con Judes

La alimentación adecuada es solo uno de los muchos temas después del nacimiento. Otro tema es la elección del pañal adecuado - y aquí es donde entramos nosotros de Judes . Nos importa especialmente hacerle las cosas lo más fácil posible a los padres después del nacimiento. Al mismo tiempo, valoramos enormemente la sostenibilidad y la salud de la piel.

Por esta razón, hemos desarrollado Judes - Un pañal de tela tan fácil de usar como un pañal desechable, y aun así mucho mejor.

Con Judes no solo te ahorras la compra constante de nuevos pañales, sino que también evitas la molesta basura de pañales y contribuyes activamente a la protección del medio ambiente. A diferencia de los pañales desechables, nuestros pañales de tela están hechos completamente sin químicos, ya que la pañal interior está hecha de 100 % algodón orgánico. Suave, absorbente y sobre todo amigable con la piel. La protección contra la humedad la brinda el pañal exterior hecho de PUL reciclado (un tejido con una capa delgada de poliuretano). Con nuestros paños de lavado, además, ofrecemos una alternativa sostenible y amigable con la piel a los paños húmedos. Tras su uso, tanto los paños de lavado como los pañales de tela se lavan y luego se reutilizan. Nuestros productos son tan duraderos que pueden ser pasados a hasta cuatro niños más .

 

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.