Preparativos para el Parto: Configurando las Condiciones Ideales - Judes Family Ir directamente al contenido
Pruebe el cambio de pañales de tela sin riesgo durante 100 días - envío gratuito a partir de 80 euros Pruebe el cambio de pañales de tela sin riesgo durante 100 días - envío gratuito a partir de 80 euros
Buscar
Cesta
Producto Empty Cart Precio Cantidad Product image
  • :

Subtotal:
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.
Ver cesta
Tu cesta esta vacío

Preparativos para el Parto: Configurando las Condiciones Ideales

Judes Schwangere in Gelb vor Feld Auf Geburt vorbereiten

Foto por Anna Hecker en Unsplash

 

La mayoría de las mujeres tienen una imagen clara en sus cabezas cuando piensan en el parto. Influenciadas por los relatos de familiares y amigos, fragmentos de películas y su propia imaginación. Mientras que para algunas, la llegada del bebé es motivo de alegría, para otras, la idea del parto a menudo está asociada con miedos.

Si estás esperando un bebé y por eso llegaste aquí, entonces: ¡felicidades! ¡Te esperan cosas maravillosas! Pero incluso si solo estás considerando una posible embarazo, también estás en el lugar correcto. No solo te mostraremos cómo prepararte de la mejor manera para el nacimiento de tu hijo, sino también cómo manejar tus miedos para iniciar esta emocionante nueva etapa de la vida de la manera más relajada y serena posible.

¿Qué decisiones debo tomar antes del parto? Antes del parto, deberías decidir dónde deseas dar a luz y quién quieres que esté presente durante el parto. También deberías tener una idea clara de cómo quieres que transcurra el parto y compartir estos planes con tu acompañante. Decide qué intervenciones permitirás y qué recursos solo se deberían usar en caso de emergencia.

Hemos creado una pequeña guía con los aspectos más importantes para prepararte para el próximo nacimiento.

Preparación para el parto: ¡Tú puedes hacerlo!

Aunque pueda darte miedo, puedes enfrentarte al parto de tu hijo con autoconfianza. El parto es un proceso natural y tu cuerpo está precisamente diseñado para ello. También puedes confiar en una partera y tus doctores, para ellos los partos son parte de la rutina y te apoyarán tanto como puedan.

Especialmente la partera puede jugar un rol importante, pues gracias a su experiencia puede ayudarte a encontrar al médico adecuado y la clínica perfecta para tus necesidades. Comienza temprano la búsqueda de una partera y presta atención a tu intuición durante la entrevista inicial. Después de todo, esta persona te acompañará durante todo el embarazo y los primeros meses después del nacimiento.

Consejo: Si la atención intensiva por parte de parteras es importante para ti, un centro de nacimientos podría ser el lugar adecuado para ti. Pero hablaremos más de eso en un momento.

Aunque las parteras son un apoyo importante, también deberías familiarizarte tú mismo con todos los temas relacionados con el parto, para estar también mentalmente preparado para el parto y acudir a él con optimismo. A continuación, hemos creado una guía que te preparará perfectamente para el parto. Nos centraremos principalmente en los siguientes temas:

  • El lugar del parto

  • Tu equipo de nacimiento

  • Tu plan de parto

  • Bolsa para el hospital y trámites

  • Estar preparado para cualquier cosa

  • Los primeros días después del parto

Deberías involucrar a tu pareja en todas las decisiones, sin embargo, nos centraremos principalmente en ti en lo siguiente.

Judes Geburt in Badewanne ab wann auf geburt vorbereiten

Foto por Rebekah Vos en Unsplash

La elección del lugar para el parto

Una de las decisiones más importantes en la preparación para el parto es la elección del lugar de nacimiento. ¿Dónde debería nacer tu hijo? Cómo te preparas de manera óptima para el parto depende en gran medida de esta decisión.

A continuación, te presentamos los tres lugares de parto más comunes:

  • Una clínica

  • Un centro de partos

  • Tu propio hogar

La clínica como lugar de nacimiento

Una clínica te ofrece la mayor seguridad desde un punto de vista médico. Los partos son una rutina aquí y médicos expertos están a tu lado en cuestión de segundos. Sin embargo, estadísticamente, los centros de parto son tan seguros como los hospitales - más sobre esto en un momento.

En los hospitales, las salas de parto están equipadas de manera confortable y diseñadas para satisfacer diversas necesidades. Además de bañeras para el parto, hay disponibles pelotas de gimnasia y muchos otros materiales que puedes utilizar durante el parto. Además, si lo deseas, puedes contar con la presencia de una partera experimentada todo el tiempo.

Para evitar estar separada de tu familia durante tu estancia, a menudo se ofrecen habitaciones familiares. Alternativamente, tú deberás decidir si prefieres una habitación individual y posiblemente lidiar con la soledad, o una habitación compartida, que compartirías con otras mujeres que están a punto de dar a luz o que acaban de hacerlo.

Encontrar la clínica adecuada para el parto no es fácil. Las opiniones de personas conocidas y en internet pueden variar mucho sobre la misma clínica. Te recomendaría aprovechar las visitas guiadas por la sala de partos que ofrecen las diferentes clínicas. Estas suelen tener lugar una vez al mes o incluso una vez a la semana. Durante estas visitas, el personal de la sala de partos te guiará por la unidad de maternidad, te mostrarán los dormitorios para pacientes y las salas de parto, y podrás hacerte una idea del personal. Haz todas tus preguntas y presta atención a tus instintos: ¿Es este el lugar donde quieres traer a tu hijo al mundo? ¿Te sientes segura? ¿Bien cuidada? Los factores que pueden influir en tu decisión incluyen:

  • El trayecto hasta la clínica

  • La impresión general de la clínica y el personal

  • Las instalaciones (¿Tiene la clínica lo que deseo?)

  • ¿La clínica cuenta con una unidad pediátrica? ¿Están preparados para neonatos?

  • ¿Se aceptaría un plan de parto?

  • ¿Cuál es la tasa de cesáreas en comparación con otros hospitales?

 

El parto en casa y el centro de partos

Los partos en casa están ganando popularidad constantemente. Como su nombre indica, das a luz a tu hijo en casa. Para prepararte óptimamente para un parto de este tipo, debes buscar una partera especializada en partos domiciliarios. El centro de partos, por otro lado, es un término medio entre el parto en casa y en la clínica. Estos lugares están amueblados de manera acogedora, son operados por parteras y, sin embargo, tienen una buena conexión con la atención médica. Lo especial de los centros de partos es que los padres embarazados conocen a sus parteras (sí, a menudo es todo un equipo) regularmente meses antes del parto, creando así una relación de confianza cercana, que es de gran ayuda durante el parto. Como se mencionó anteriormente, estadísticamente, los partos en los centros de partos son tan seguros como en el hospital. Al mismo tiempo, los centros de partos suelen requerir menos intervenciones (por ejemplo, las epidurales no se permiten en absoluto).

Judes Embarazada con las manos en el vientre preparándose mentalmente para el parto

Foto por John Looy en Unsplash

¿Quién debería estar presente en el parto?

El parto es un momento especial y íntimo. Piensa bien con quién quieres compartir este momento y quién puede ser de ayuda. El parto es tu momento y no tienes que compartirlo con alguien que realmente no quieras que esté allí. Además de tu pareja, tu propia madre, tu hermana o otros familiares y amigos pueden ser un gran apoyo para tu equipo de parto.

La persona que te acompaña puede influir significativa y positivamente en el ambiente durante el parto. Idealmente, deberías elegir a alguien íntimo, que irradie calma y seguridad, incluso cuando las cosas se pongan turbulentas. Las personas que no pueden ver sangre o que se ponen nerviosas fácilmente, por otro lado, no son de gran ayuda.

Tú y tu acompañante deben entender que el parto se llevará a cabo según tus reglas, por lo que deberías incluirlos en los preparativos del parto. Durante el parto, las necesidades pueden cambiar drásticamente y lo que se siente bien en un momento puede ser completamente incorrecto en el siguiente. Tu acompañante debe poder adaptarse a tus necesidades y no tomarlo personalmente si en algún momento necesitas rechazar su presencia. Además, deberían discutir previamente cómo tu acompañante puede apoyarte mejor. Comparte con él o ella lo que te relaja antes del parto, qué música prefieres y cuáles son tus deseos para el parto. Si durante el parto no puedes pensar con claridad, esa persona debe ser capaz de actuar sin instrucciones específicas.

Aparte de tu acompañante, también puedes determinar otras condiciones. Así, decides tú misma cuándo, por cuánto tiempo y si incluso quieres tener a una partera a tu lado. Quizás te sientas más segura si alguien se asegura de cómo estás regularmente o se queda contigo. Tal vez prefieras concentrarte en ti misma. En ese caso, puedes acordar con el personal que solo entren a la habitación si tocas el timbre.

Plan de parto: ¿Cómo debería desarrollarse el parto?

Para prepararte bien para el parto, deberías considerar cómo te gustaría que fuera tu parto ideal. Para ello, deberías hacerte las siguientes preguntas y discutir tus ideas con tu partera:

  • ¿Cuánto espacio necesito? ¿Quiero moverme durante la fase de contracciones? ¿Caminar o mecerme en una pelota de gimnasia? O ¿prefiero una cama o un sofá cómodo?

  • ¿Necesito música?

  • ¿Qué temperatura ambiente me resultará agradable?

  • ¿Puedo imaginarme pasando la fase de contracciones en la bañera o incluso tener un parto en el agua?

  • ¿Cuánto apoyo necesitaré? ¿Quiero tener cerca a mi acompañante y a las parteras o prefiero que me dejen en paz?

  • ¿Qué situaciones excepcionales me dan miedo y cómo puedo hacerles frente?

  • ¿Qué intervenciones médicas estoy dispuesta a aceptar y cuáles solo deben realizarse si mi salud o la del bebé están en peligro? (Anestesia epidural, episiotomía, cesárea ...)

  • Como paciente, ¿qué procedimientos e intervenciones tengo derecho y deseo de rechazar? (monitoreo fetal continuo, colocación preventiva de una vía intravenosa o la anestesia epidural ...)

  • ¿Qué es importante para mí después del parto? (El bonding, es decir, tiempo intensivo de abrazos, ¿debería tu bebé permanecer desnudo? ¿Cómo incluyes a tu pareja?)

Crea un plan lo más detallado posible para el parto y comparte tus expectativas con tu partera y tu acompañante, para que puedan abogar por ti en caso de excepción.

Judes Embarazada con fondo natural preparándose para el parto

Foto por Ryan Franco en Unsplash

El parto – ¡Prepárate para todo!

Como dice el refrán: Primero, las cosas nunca ocurren como se planean, y segundo, siempre de manera inesperada. Después de que mi primer hijo naciera por una cesárea no planificada y tuviera pocos recuerdos positivos del parto, quería que mi hija naciera en casa, rodeada de la familia. Todo estaba planeado, estábamos preparados y llenos de anticipación. Justo antes del parto, alrededor de la semana 36 de embarazo, se descubrió que mi antigua cicatriz de cesárea no resistiría un parto natural y tanto mi vida como la de mi hija por nacer estarían en riesgo.

De un parto en casa pasamos a una cesárea planificada. Esta vez, como estaba preparada para todo, recibí una fecha fija para la cesárea y los médicos me explicaron amablemente todos los detalles del parto venidero, lo cual hizo que tuviera un parto maravilloso. Los médicos mantuvieron la comunicación conmigo durante todo el procedimiento de la cesárea, mi pareja estuvo a mi lado y pudo abrazar a nuestro bebé desnudo hasta que salí del quirófano.

Lo que quiero decirte es: Prepárate para todo. Infórmate no solo sobre el parto natural sino también sobre cómo se realiza una cesárea y organiza tus deseos para este escenario también. Para mí era importante que, después del parto, pudiéramos tener dos horas en familia para nosotros solos y que nuestro bebé pudiera permanecer desnudo excepto por el pañal.

Habla con tu partera, tu pareja y los médicos sobre todo lo que te preocupe, de modo que tengas en mente soluciones aceptables para todas las eventualidades. Así, también podrás prepararte psicológicamente de la mejor manera para el parto.

La bolsa para el hospital y la llegada a casa

Para concluir, te aconsejo que prepares tu bolsa para el hospital con anticipación. Piensa en lo que realmente te hace sentir bien. Además de ropa cómoda, mi bolsa para el hospital estaba llena principalmente de snacks, ya que la comida del hospital simplemente no es lo mío. Para mis hijos, llevé un atuendo favorito para el camino a casa y una manta suave.

También prepárate para los primeros días después del parto. Infórmate sobre qué trámites burocráticos necesitas hacer en las primeras semanas, qué asuntos puedes gestionar antes del parto y si tu pareja puede hacer cosas en tu nombre. Además, abastece la despensa, puesto que nadie quiere ir al supermercado recién con un recién nacido. Asegúrate de tener comida en casa que se pueda preparar rápidamente para ahorraros tiempo. Para esto, también puedes preparar comidas con antelación o pedir a tu familia que te apoye. Los primeros días después del parto deberías pasarlos en la cama con el bebé y, si es posible, con tu pareja, disfrutando de la llegada del nuevo miembro de la familia.

Judes Bebé con papá preparándose mentalmente para el parto

Foto por @ablondesgirljourney

Planes para los primeros días con el bebé

Ya durante el embarazo, deberías pensar en cómo quieres que sea el tiempo después del nacimiento. ¿Quieres amamantar y qué necesitarás para ello? Quizás te interese hacer un curso con una consultora de lactancia. ¿Quién se encargará de la comida durante el puerperio? ¿Dónde dormirá tu bebé?

Queremos ayudarte a responder una pregunta importante: ¿Con qué pañales quiero cambiar a mi bebé?

Los temas de la sostenibilidad y la protección del clima se vuelven cada vez más relevantes. Uno de los mayores problemas es la cantidad de basura que se produce diariamente y que afecta negativamente a nuestro entorno. Por ejemplo, aproximadamente el 10 al 15 por ciento de la basura doméstica está compuesta exclusivamente por pañales desechables. Cada niño genera alrededor de una tonelada de basura de pañales a lo largo del tiempo que los usa. Una tonelada entera de basura que se puede evitar fácilmente.

Nosotros en Judes nos hemos propuesto crear una alternativa sostenible y al mismo tiempo simple a los pañales desechables. Los pañales de tela que hemos desarrollado son absorbentes, amigables con la piel y resistentes a fugas. Y lo más importante: son reutilizables. Después de su uso, se lavan y se usan nuevamente. Los materiales que utilizamos son tan de alta calidad que los pañales de tela pueden pasar a hasta cuatro niños más. Con un set de Judes, se pueden evitar hasta cinco toneladas de basura.

Para saber si nuestros pañales se adaptan a ti y a tu bebé y cuál es el set adecuado, puedes descubrirlo en este test.

 

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.