Todo sobre las heces de los bebés alimentados con biberón - Judes Family Ir directamente al contenido
Pruebe el cambio de pañales de tela sin riesgo durante 100 días - envío gratuito a partir de 80 euros Pruebe el cambio de pañales de tela sin riesgo durante 100 días - envío gratuito a partir de 80 euros
Buscar
Cesta
Producto Empty Cart Precio Cantidad Product image
  • :

Subtotal:
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.
Ver cesta
Tu cesta esta vacío

Todo sobre las heces de los bebés alimentados con biberón

Judes Baby wird gefüttert Flaschenkind Stuhlgang

Foto de Kelly Sikkema en Unsplash

 

El contenido del pañal de un bebé alimentado con biberón es diferente al de un bebé que es amamantado. Lo mismo sucede con nosotros, el tipo de alimentación naturalmente forma las heces. Sin embargo, este tema preocupa mucho a los padres. ¿Es normal el excremento de mi bebé?

Los bebés alimentados con biberón tienen heces diferentes a los bebés amamantados

¿Cómo son las heces de los bebés alimentados con biberón? Las heces de los bebés alimentados con biberón son más pastosas que las de los bebés amamantados. A veces incluso ya tienen forma. El color de las heces varía desde un amarillo pálido hasta un verde oscuro - la gama de colores es amplia. El olor suele ser más intenso en comparación con el contenido del pañal de los bebés amamantados.

¿Estás amamantando a tu bebé? La color y consistencia de las heces con leche materna las hemos tratado en este blog.

Todo sobre las heces de los bebés alimentados con biberón

Tu bebé está pasando por un desarrollo increíble. Después del nacimiento, el sistema digestivo comienza a funcionar, pero aún no está completamente maduro. Además, a veces puede tragar mucho aire al beber, lo que puede provocar gases.

No obstante, día tras día tu bebé se está adaptando a este nuevo mundo, y eso incluye al sistema digestivo. Ciertos procesos aún deben desarrollarse.

Judes Baby im Garten Beet Stuhlgang Flaschenkinder

Foto por @isabelplett

El sistema digestivo cambia

Los brotes de crecimiento son parte de este proceso y tienen un gran impacto en la digestión. Esto aplica no solo a recién nacidos o niños, sino también a adultos. Factores como el estrés o los viajes también pueden provocar cambios en nuestro sistema digestivo de vez en cuando.

Es totalmente normal que la digestión de tu hijo se esté cambiando constantemente durante el primer año. El contenido del pañal te sorprenderá más de una vez en este periodo.

Color y consistencia de las heces en los bebés alimentados con biberón

Después del nacimiento, los bebés expulsan meconio, sin importar si el bebé es amamantado o alimentado con biberón. A continuación, influenciado por el tipo de alimentación, las heces se diferencian.

En los bebés alimentados con biberón, el color de las heces varía desde un amarillo claro a un ocre hasta marrón arcilla. Sin embargo, esto también puede variar: a veces las heces son de color verde oscuro.

La consistencia también es diferente de la de los bebés amamantados. Mientras que los niños amamantados a menudo tienen heces más líquidas, las de los bebés alimentados con biberón suelen ser más pastosas o incluso ya formadas.

 

¿Qué significa que las heces de los bebés alimentados con biberón sean verdes?

Hay diferentes razones por las que un bebé puede tener heces verdes, pero no son motivo de preocupación.

Los bebés alimentados con biberón suelen tener heces verdes más frecuentemente que los bebés amamantados. La coloración puede deberse a la proteína hidrolizada presente en la leche de fórmula HA o al añadido de hierro en la leche infantil.

¿Pueden oler mal las heces de un bebé?

El olor de las heces depende de la alimentación. El meconio, que se excreta después del nacimiento, casi no tiene olor. Las heces de los bebés amamantados huelen muy suaves - algunos incluso dicen que son aromáticas.

En cambio, en los bebés alimentados con biberón a menudo huelen más intensas y pueden percibirse como penetrantes.

¿Cuántas veces debe tener deposiciones un bebé alimentado con biberón?

Los bebés alimentados con biberón defecan aproximadamente entre varias veces al día hasta un máximo de cada dos días. Sin embargo, esto es solo una referencia ya que cada bebé se desarrolla de manera diferente. En términos generales, los bebés alimentados con biberón tienen más deposiciones que los bebés amamantados.

Con el tiempo, la frecuencia de las deposiciones disminuye

La cantidad de deposiciones no solo es individual para cada niño, sino que también cambia con el tiempo. Al principio, puede que después de cada comida haya algo de deposición. Cuanto más mayor sea tu hijo, menos frecuentes serán sus evacuaciones.

Esto se debe al desarrollo: aproximadamente tres a cuatro semanas después del nacimiento, el intestino madura y puede asimilar más nutrientes. El resultado es una deposición más firme y menos frecuente.

Judes Baby auf Töpfchen Stuhlgang bei Flaschenkinder

Foto por PublicDomainPictures de Pixabay

Cuando la digestión causa molestias

Las molestias digestivas en los lactantes no son infrecuentes. Como padres, es difícil soportar ver a tu propio bebé con dolor. Puedes apoyar a tu bebé, pero muchas de las molestias son simplemente parte del desarrollo y por lo tanto inofensivas.

Estreñimiento en lactantes

El estreñimiento puede ocurrir en los recién nacidos de vez en cuando. Si las deposiciones son secas y duras durante un período prolongado, esto puede ser una señal de estreñimiento.

Aditivos para suavizar las heces no son necesarios, mientras el bebé todavía consume leche de fórmula. En la mayoría de los casos, tampoco se necesita leche especial. Cuando comiences con la alimentación complementaria, los alimentos ricos en fibra ayudarán a la digestión.

Masaje abdominal contra el estreñimiento y los gases

Un masaje abdominal puede hacer maravillas en casos de estreñimiento: masajea con suavidad a tu bebé alrededor del ombligo con un dedo. Este movimiento ayuda a activar el intestino y alivia el estreñimiento.

Como alternativa, la aplicación de calor también es una buena opción. Ya sea con una almohadilla de cerezas o una bolsa de agua caliente, el calor favorece la digestión. Esto no solo es útil para el estreñimiento, sino que también puede reducir los gases. Especialmente al inicio, los bebés que se alimentan con biberón suelen tragar demasiado aire al beber, el cual se acumula en el estómago. Hacer que el bebé eructe después de beber ayuda a expulsar el aire.

Heces duras y secas

¿Tu bebé tiene que esforzarse mucho durante la defecación y llora? Eso no es nada inusual. No es tan fácil para un recién nacido evacuar las heces. Esto se debe a procesos que aún no se han ajustado perfectamente en la digestión. Las heces acuosas no tienen que ser necesariamente diarrea.

Las heces de consistencia cremosa y firme son normales en los bebés alimentados con biberón. Sin embargo, de vez en cuando pueden ser un poco más líquidas, lo cual es absolutamente normal.

Judes Baby an Fischteich auf Steg sonnig

Foto por @madame.vio

¿Qué se considera diarrea?

Se define como diarrea cuando tu bebé tiene más de cinco evacuaciones de heces líquidas en 24 horas, con una cantidad, color u olor inusuales. Otras fuentes hablan de tres evacuaciones en 24 horas.

La razón de estas diferentes afirmaciones es simple: los bebés son increíblemente diferentes y se desarrollan a su propio ritmo.

La diarrea es en la mayoría de los casos inofensiva

Por lo tanto, las heces acuosas no significan necesariamente que haya una infección detrás. Otros cambios en la vida del bebé pueden alterar el sistema digestivo. Al igual que el estreñimiento, la diarrea es parte del primer año de vida, y en su mayoría es absolutamente inofensiva.

Como padres, normalmente podemos confiar en nuestra intuición y en la conexión con el bebé.

Cólicos del lactante

Los cólicos del lactante son dolores abdominales persistentes y recurrentes en bebés de aproximadamente dos semanas a cuatro meses de edad. Los síntomas pueden variar, pero típicamente ocurren en las tardes o durante las horas de la noche.

Entre los síntomas de los cólicos del lactante se incluyen gases, cólicos, inquietud, llanto persistente y dificultades para dormir.

Estas son las causas de los cólicos del lactante

Las causas exactas de los cólicos del lactante no se conocen completamente, y no está claro por qué ocurren con más frecuencia en bebés alimentados con biberón que en los amamantados. Los expertos creen que hay varios factores que contribuyen a la aparición de los cólicos:

  1. Sistemas digestivos inmaduros
    En recién nacidos y bebés jóvenes, el sistema digestivo aún no está completamente desarrollado. Por lo tanto, puede tomar más tiempo digerir la comida, lo que puede causar gases y dolor abdominal.

  2. Sensibilidad a los ingredientes
    Algunos bebés pueden ser más sensibles a ciertos ingredientes en la fórmula láctea, lo que puede llevar a problemas digestivos y cólicos.

  3. Ingesta de aire
    Si los bebés tragan aire mientras beben, esto puede causar gases y malestar.

  4. Inquietud general
    Algunos bebés son naturalmente más inquietos y sensibles a los cambios en su entorno, lo que puede provocar síntomas similares a los cólicos.

Es importante señalar que los cólicos del lactante generalmente desaparecen por sí solos después de algunas semanas. Aunque los cólicos del lactante pueden ser muy estresantes para los padres, por lo general son inofensivos y no tienen efectos a largo plazo en el crecimiento o la salud del niño.

Qué ayuda con los cólicos del lactante

Al igual que con el estreñimiento y los gases, aquí ayudan los masajes abdominales y el calor. También puedes preparar un biberón con té de hinojo. Además, los bebés a menudo se sienten más seguros y tranquilos cuando son mecido o cargados. Balancea a tu bebé en una mecedora o llévalo en un fular, eso le ayuda a relajarse.

Un cambio de posición puede aliviar: sostenlo de manera vertical durante la alimentación para reducir la presión en el estómago.

Judes Baby wickeln grün Stoffwindeln Stuhlgang

Foto por @isabelplett

¿Qué debo tener en cuenta al cambiar los pañales de mi bebé alimentado con biberón?

Los pañales de tela de Judes se pueden usar desde el primer día de vida. No importa si amamantas a tu bebé o le das biberón, no hay diferencia en el cambio de pañales. Mientras tu bebé no consuma alimentos complementarios, las heces siguen siendo completamente solubles en agua.

Cambiar pañales de forma higiénica y sostenible con los pañales de tela de Judes

Para empezar, solo necesitas un cobertor y un pañal interior. Puedes prescindir, al principio, del Poo Paper, como llamamos al forro de pañal en Judes. Sin embargo, hay padres que lo utilizan de todos modos para proteger el pañal interior.

Cuando el pañal de tu bebé esté lleno, lo pones en la bolsa de pañales respirable. Esta bolsa va a la lavadora después de tres o cuatro días y se vacía automáticamente gracias a la cremallera en la parte inferior. Puedes leer más sobre el lavado en este blog.

Esto es lo que hace que el cambio de pañales con los pañales de tela de Judes sea tan simple. En lugar de acumular pañales de plástico en el basurero, tienes una bolsa llena de pañales que se va directo a la lavadora.

Conclusión

Nuestro sistema digestivo cambia significativamente después del nacimiento, especialmente en el primer año de vida de tu bebé ocurren muchos cambios en su vientre. Esto también influye en las deposiciones de tu bebé: el color, la consistencia, el olor y la cantidad varían considerablemente. Los tonos pueden ir desde amarillo pálido a arcilla hasta verde oscuro. Las heces de los bebés alimentados con biberón tienen un olor más intenso en comparación con las de los bebés amamantados.

Los bebés alimentados con biberón suelen tener menos deposiciones que los bebés amamantados. Como regla general, es normal tener varias deposiciones diarias hasta al menos una cada dos días. Las heces son más firmes que las de los bebés amamantados. Una consistencia cremosa es común, así como las heces ya pueden estar formadas.

Es común que tu bebé sufra de estreñimiento o gases. Aunque no es agradable, es parte del desarrollo normal. Los masajes abdominales suaves y la aplicación de calor pueden ayudar a tu bebé.

Confía en tu intuición

Como padres, en estos tiempos debemos confiar en nuestra intuición. Nadie conoce a tu hijo mejor que tú, y a menudo puedes sentir lo que necesita.

Aún así, es normal que los cambios nos causen incertidumbre. Recuerda siempre, al cambiar pañales, que tu bebé está en pleno desarrollo. Esto afecta la digestión, tanto en niños como en adultos.

 

Utilizamos cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.